¿Qué dos privilegiados “bonistas” han logrado cobrar de entre 900 afectados por el escándalo Nueva Rumasa?

Los presuntos compradores de Nueva Rumasa (presuntos, ya que ni la Audiencia Nacional, ni los administradores, ni los “bonistas” han tenido acceso al contrato) han afirmado que no van a pagar a los “bonistas”. Cobrarán según lo que diga el juzgado.

Los problemas traspasaron las barreras del hogar, estallando en el seno familiar
El nuevo dueño de Rumasa dice que el cobro de los pagarés vendrá determinado por lo establecido por el juez y los administradores concursales. La sociedad de Ángel de Cabo, Back in Business, dice que no se puede hacer ninguna estimación hasta que no haya sentencia firme de resolución de los procedimientos concursales.

Quienes invirtieron en Nueva Rumasa con la compra de pagarés están muy mal colocados dentro del juzgado. La situación en la que están es de gran debilidad para poder cobrar lo que pusieron en su día.
 De los 900 que tienen que cobrar, tan solo lo han hecho dos: el marqués de Santo Floro y Joaquín Ivancos Muñiz.
 José María Ruiz-Mateos se ha visto obligado a pagar a estas dos personas, ya que los problemas traspasaron las barreras del hogar, estallando en el seno familiar. Y es que, el marqués de Santo Floro, Agustín de Figueroa y Gamboa, cuñado del cantante Raphael, es también el consuegro de José María Ruiz Mateos. Su hija, Cristina Figueroa y del Alcázar, está casada con uno de los hijos de José María Ruiz-Mateos, que lleva su mismo nombre, José María Ruiz-Mateos Rivero. Por tanto, no le ha quedado más remedio que pagar, ya que la situación se ha convertido en un auténtico drama que ha provocado numerosas disputas y enfrentamientos familiares.
 La otra persona que ha cobrado ha sido Joaquín Ivancos Muñiz. A él le han pagado dándole un hotel en la República Dominicana. Se trata de Luperón, un resort de lujo, que era propiedad de los Ruiz-Mateos.http://numrl.com/50997
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada