España, la electricidad más cara de Europa

Por Roberto Centeno:

Los hechos que a continuación se describen pretenden ser un alegato total contra el expolio sistemático a la sociedad española por parte de un sistema político oligárquico y corrupto, con una sólida red de intereses compartidos con las élites financieras y oligopolistas, que hacen inviable la salida de la crisis. Este otoño tendrán necesariamente que realizar, porque el déficit y el endeudamiento públicos están fuera de control y el sistema financiero necesita una sexta recapitalización, recortes mayores a pensionistas, asalariados, contribuyentes y parados, ya que Rajoy no está dispuesto a recortar lo más mínimo el despilfarro político-clientelar del Estado autonómico, que supera los 100.000 millones anuales, lo que está arruinando no sólo a esta, sino a varias generaciones futuras.
Hoy empiezo explicando lo más reciente: me refiero a la escandalosa colusión entre el Gobierno y el oligopolio eléctrico, plasmada en el Real Decreto-ley 9/2013 de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes –el saqueo sin contemplaciones de los españoles– para garantizar la estabilidad financiera del sector eléctrico, con un déficit de tarifa de 26.000 millones, fruto de la incompetencia y la corrupción de las castas política y oligopolista.
La larguísima exposición de motivos del RDL para tratar de justificar lo injustificable es un compendio de mentiras, errores de bulto, rectificaciones y todo tipo de disparates, un relato clarificador de que estamos en manos de ineptos y ladrones. En cualquier otro país esto habría llevado a su procesamiento, algo que la Fiscalía Anticorrupción tendría muy fácil si hiciera su trabajo leyendo la colección de disparates que relata el RDL y comparando lo que ha ocurrido en España desde 2008 con lo que ha ocurrido en Europa.
Las asociaciones fotovoltaicas han propuesto al Gobierno montar huertos solares sin ninguna prima. Como esto le quitaría al oligopolio su tarifas más jugosas – las de día – y desataría la competencia real, no se lo han permitido.El citado RDL es sencillamente delirante: desde 2008, mientras la economía española se hundía y millones de familias iban a la miseria, el recibo de la luz ha subido un 323% en la cuota de potencia y en un 80% la energía consumida (frente a una bajada media en Europa del 11 %, o el 20 % en Alemania) llegando al nivel más alto de Europa; ahora se añaden nuevas subidas brutales que permiten a los oligopolistas elevar a voluntad el precio de la luz en el mercado “liberalizado” y subir disparatadamente la cuota de potencia, que se incrementará un 77%. Ello perjudicará gravemente a las familias más humildes, cuyo consumo es muy bajo, en un robo sin paliativos, dado que por su incompetencia el sistema tiene hoy una potencia doble de la necesaria y han decidido que los más desfavorecidos paguen sus errores.
Adicionalmente, y esto raya lo penal, inventan un 'impuesto al sol', para impedir que familias y pymes generen electricidad a 0,09 céntimos/kwh y dejen de comprársela al oligopolio a 0,21. El impuesto se calcula para que la electricidad autogenerada supere en costo a la del oligopolio, y si familias y empresas deciden generar, tendrán que pagar unas multas brutales. Adicionalmente, las asociaciones fotovoltaicas han propuesto al Gobierno montar huertos solares sin ninguna prima. Como esto le quitaría al oligopolio su tarifas más jugosas –las de día– y desataría la competencia real, no se lo han permitido.
Esto no es que sea sólo una canallada para las clases más humildes, no es que sea un golpe letal a la supuesta recuperación (ya que permitiría reducir el recibo de la luz a menos de la mitad), esto es simplemente de cárcel: los responsables de esta iniquidad contraria a los intereses más elementales de España y de los españoles deben ser destituidos y procesados.
El sectarismo y la corrupción doblan el recibo de la luz
En 1975, a la muerte del general Franco, España tenía el mix de generación eléctrico más eficiente de Europa. Una serie de planes energéticos desarrollados durante los años 60 y principios de los 70 nos habían dotado de un sistema hidráulico, térmico y nuclear que permitía disfrutar a los españoles de la electricidad más barata del continente. El último Plan Energético Nacional, en el cual participé activamente, sería el de 1979, ordenado por Enrique Fuentes Quintana como parte de los Pactos de la Moncloa, un plan que le llevó al enfrentamiento con los poderes monopolistas defendidos a capa y espada por Alberto Oliart, y a su dimisión, no sin antes llevarse también por delante a este siniestro personaje.
Desde entonces se acabaría cualquier atisbo de planificación y análisis racional, que sería sustituido primero por el sectarismo izquierdista radical y después por la mayor corrupción jamás producida en la historia industrial de España. El PSOE cortaría de raíz el programa de desarrollo nuclear, cometiendo la barbarie de desmantelar cuatro grandes centrales casi terminadas que a día de hoy estarían produciendo electricidad a 15 euros/Mwh frente a los 90/450 euros/Mwh que nos cuestan las renovables. Adicionalmente, otras seis centrales a punto de iniciar su construcción fueron paralizadas. En conjunto, este disparate histórico supone un recibo de la luz a los consumidores un 40% superior al que tendríamos si el programa nuclear se hubiera llevado a término. Agradézcanselo a los marxistas-ecologistas.
El PSOE cortaría de raíz el programa de desarrollo nuclear, cometiendo la barbarie de desmantelar cuatro grandes centrales casi terminadas que a día de hoy estarían produciendo electricidad a 15 euros/Mwh frente a los 90/450 euros/Mwh que nos cuestan las renovables.Pero el PP tampoco se quedaría impasible, y pondría en marcha el sistema de corrupción a la mayor escala conocida en la historia de la industria española: las energías renovables. Los dos hechos determinantes en el desarrollo de las mismas se encuentran en el real decreto firmado en el último Consejo de Ministros del Gobierno de Aznar una vez perdidas las elecciones. En él se fijaron las mayores subvenciones del planeta a las renovables, y lo que ya fue de juzgado de guardia, estas subvenciones no se reducían con las mejoras tecnológicas, sino que permanecían invariables durante 25 años con una rentabilidad garantizada del 20%. Si hubiera ocurrido en EEUU o en Alemania, los responsables estarían hoy entre rejas.
El segundo hecho demencial fue el traspaso a las autonomías de la concesión de las licencias, donde un solo papel con autorización valía entre 30 millones y 100 millones de euros. ¿Adivinan ustedes a quién se las dieron los caciques autonómicos? De momento, este sistema de corrupción masivo nos lleva expoliados a los españoles sólo en subvenciones más de 30.000 millones de euros o más de 60.000 millones si consideramos la remuneración total, de los cuales la mitad hemos pagado ya en el recibo de la luz y la otra mitad la debemos en el déficit de tarifa. En 2012 el déficit fue de 5.609 millones, frente a los 1.500 millones previstos por Rajoy, el mismo que prevé que la crisis se acabe ya mismo.
El beneficio de las empresas en el mismo periodo ha sido de 42.000 millones y las remuneraciones de los directivos son las más altas del mundo occidental, a pesar de que los accionistas han perdido hasta la camisa. El presidente de Iberdrola es el mejor pagado del mundo occidental y oriental, gana cinco veces más que, por ejemplo, el de la gran eléctrica alemana E.On; y ¿saben cuánto gana el presidente de la tercera eléctrica japonesa (mucho mayor que Iberdrola)?: 250.000 euros. Sí, han leído bien ¡50 veces menos!
Los consejeros, lo mismo, casi un millón de euros anuales por dos horas de presencia (que no de trabajo) al mes los no ejecutivos, y lo que es un escándalo que no sería tolerado en ningún otro país: son los grandes políticos que presuntamente favorecieron a las compañías. Felipe González en Gas Natural; Pedro Solbes en Enel, a quien entregó la mayor eléctrica de España; Elena Salgado en una filial de Endesa y Aznar, que es asesor por sus conocimientos del sector eléctrico mundialmente reconocidos y de gestión, como demostraría metiéndonos en el euro sin molestarse en hacer ni el más mísero análisis sobre tan trascendental decisión.
Un ministro ‘analfabeto’ nos da el golpe de gracia
Cuando el mayor problema económico actual para las familias españolas es la caída de la renta disponible, y en esta ocasión, al contrario que en años anteriores, los hogares no podrán tirar del ahorro para mantener un nivel de vida que se encuentra en el mínimo de todos los tiempos, hay que ser muy canalla o estar literalmente vendido a la mafia financiera y oligopolista. Las brutales subidas que se derivan del RDL 9/2013  son una salvajada desconocida no sólo en Europa, sino en toda nuestra historia industrial.
                           Precio de la electricidad industrial (junio 2013) (1)
                                                                (Índice)
                                                 España…………..100
                                                 Múnich………….   63
                                                 Viena…………….   52
                                                 Hungría…………   66
                                                 Polonia………….   59
Pero no es sólo eso, es que además en Alemania y Austria, por cada puesto de trabajo creado por las empresas consumidoras, o sea, todas, les efectúan un descuento adicional (Algemeine Rabat). Todo lo contrario que en España, donde decenas de miles de pymes han tenido que cerrar por no poder competir con precios de la electricidad o el gas que son el doble que los europeos. ¿Cómo piensan este hatajo de irresponsables del Gobierno que España va a poder salir de la crisis?
Y así las cosas, el ministro de Industria, el canario Soria, amigo de Rajoy, no sólo es un irresponsable, sino que es también un analfabeto en los temas de su competencia. Así, pediría en relación con la energía fotovoltaica que se incluyeran también en los recortes de primas los instalados por la Ley de 2006 en edificios, que ni tienen primas ni son fotovoltaicos, son simples haces de tubos para calentar el agua (no para producir electricidad), algo que desconocía por completo. Y desde luego, lo que no ha entendido en absoluto es que la elevación brutal del término fijo es un golpe letal al ahorro energético, ya que elimina el incentivo al ahorro. Pero lo que sí tenía claro es que había que hacer lo exigido por los oligopolistas. Las subidas son obvias, pero el evitar que los consumidores generen su propia electricidad, que reduciría el recibo de la luz en más de un 50%, necesita una explicación.
El denominado vatio pico, que es como se compra y se vende la  energía fotovoltaica, valía hasta hace poco 4,5 euros, y un panel de 100 vatios pico, 450 euros. Actualmente, gracias al espectacular desarrollo de esta tecnología, el vatio pico vale 0,5 euros y el panel de 100 vatios pico, 50 euros. Con este precio, la generación fotovoltaica compite con la tradicional sin necesidad de ninguna prima ni ayuda del Estado. Un consumidor final, doméstico o industrial, instalando este tipo de paneles con un sistema denominado “autoconsumo” y que constituye hoy más del 70% de la generación fotovoltaica en el mundo desarrollado, reduciría a la  mitad el precio de lo que les facturan a los clientes finales las empresas eléctricas, algo a lo que Soria no está dispuesto.
Los grandes países europeos tienen una normativa muy sencilla, según la cual un consumidor individual entrega su producción a la red y esta cantidad se descuenta de la facturación al cliente. En España, Soria acaba de prohibirlo. No hay palabras para calificar tamaño latrocinio.

1. Datos facilitados por un empresario austriaco con industrias en todos los lugares mencionados. Adicionalmente, su casa en Valencia paga el doble que su casa en Viena por kwh consumido.

Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2013-09-02/colusion-electricas-y-el-gobierno-letal-para-la-economia_23642/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada