Ex asesor de Carter y Reagan acusa a los sionistas y Netanyahu del asesinato del embajador en Libia

Atención porque el doctor en psiquiatría Pieczenik no es ningún donnadie. Trabajó con Kisinger, Cyrus Vance y James Baker en el Departamento de Estado bajo las administraciones Ford, Carter, Reagan y Bush. Para que os hagáis una idea, él ha soplado muchos argumentos para las novelas de Tom Clancy y el personaje de “Jack Ryan” es él. Ha sido líder, entre otras cosas, de operaciones de guerra psicológica y participó en las conversaciones de paz de Camp David, durante la administración Carter. Y es judío. Repito. Es judío.
Lo primero que suelta en esta imprescindible entrevista con Alex Jones es que el actual primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue uno de los organizadores del 11-S, y recuerda lo que ya vimos en “Los eslabones perdidos del 11-S”: un centenar de agentes de El Mossad fueron detenidos tras el trágico atentado. Documenta que Israel trabaja con Arabia Saudita y una facción de la CIA, argumentando que la dinastía Saud que gobierna el país que guarda La Meca no es real descendiente del profeta Mahoma y sí la dinastía hashemita, que gobierna Jordania. El porqué de esta relación contra natura entre Israel y Arabia Saudita queda sin explicación (y yo me quedo con la duda de si los Saud son judíos).
Pieczenick explica la confrontación frontal entre la CIA y el Ejército USA actual, en la que los primeros son utilizados por los sionistas. Ellos (los sionistas) son los responsables del asesinato del embajador USA en Libia para provocar a los musulmanes y así poner a Estados Unidos de parte de los israelitas. El tal Stevens era un respetado arabista, que participó en las conversaciones de paz de Camp David; comprendía el mundo árabe y era un puente con el islam que los sionistas han tratado de cortar.
Pieczenick (judío, como digo) responsabiliza a los judíos sionistas Wolfowitz, Abrams, Zellick, Chertoff y Perle de este asesinato y de estar detrás de Romney, queriendo favorecer su campaña en lugar de Obama. El ataque a la embajada de los salafistas fue financiado por Arabia Saudita, en cooperación con Israel y con elementos sionistas de los Estados Unidos que no defendieron su sede y cooperaron por negligencia en el asesinato.
El ex asesor del Departamento de Estado afirma que Israel está aislada desde hace dos años y no tiene los apoyos necesarios para atacar a Irán “que la destruiría sin duda” en caso de guerra. Sólo haciéndose la víctima y atrayéndose a otros países conseguiría su propósito. Los líderes militares USA se han negado en repetidas ocasiones a apoyar ese ataque. [Evidentemente, saben que Israel hizo el 11-S].
Así las cosas, Pieczenick avisa de que Israel va a tratar de lanzar “una sorpresa de Octubre”, probablemente coincidiendo con el Yom Kippur (día del perdón judío) y esta bandera falsa en torno a la película sobre el profeta Mahoma iba en ese sentido. Israel atacaría a Irán, que a su vez respondería con un ataque a bases USA y así, conseguiría el apoyo de la OTAN.
El discurso de Pieczenick es un auténtico SOS a los militares y servicios secretos mundiales (y especialmente los israelitas) para que detengan al psicópata Netanyahu y sus planes para lanzar la III Guerra Mundial.
PD: Por si pensáis que esto no va en serio: el ministro de defensa británico destituido por no apoyar el ataque a Irán.
Fuente:rafapal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada